• Con una inversión de 120 mil dólares la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional APC-Colombia y el Banco Interamericano de Desarrollo BID, presentaron el proyecto Black Crab para la reconstrucción sostenible de las islas.
  • Este proyecto beneficiará a Coralina, autoridad ambiental de San Andrés y es ejecutado por Conservación Internacional y Corales de Paz.

Barranquilla, 16 de marzo de 2021. El gobierno nacional, a través de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional (APC-Colombia), presentó, en el marco de la Asamblea del BID, el proyecto Black Crab - Cangrejo Negro- el cual será de vital en el proceso de reconstrucción y reactivación económica del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Este proyecto de cooperación internacional, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo BID con recursos de APC-Colombia busca la reconstrucción sostenible del archipiélago protegiendo y conservando los ecosistemas marinos y costeros de las islas.

“El proyecto Black Crab, financiado por APC-Colombia, pretende contribuir al manejo y la conservación de los recursos naturales de esta región del país, los cuales requieren intervenciones estratégicas y sostenibles en el tiempo, con la participación de la comunidad local”, sostuvo Ángela Ospina de Nicholls, directora de APC-Colombia.

“Este proyecto es de vital importancia para ayudar a entender el sistema de información, la delicadeza de nuestro sistema marino y tener la posibilidad de trabajar conjuntamente en su recuperación, sobre todo, en la preparación frente al cambio climático. La resiliencia es parte de la discusión central en la agenda de la Asamblea del BID y por ello esta iniciativa es importante y esperamos que en el futuro siga creciendo con la compañía de más donantes internacionales”, afirmó el director ejecutivo del BID para Colombia y Perú, Sergio Díaz-Granados.

El proyecto tiene su origen en el sistema Tremactos Colombia, que apoya la implementación del marco normativo nacional al aportar opciones de compensación por pérdida de biodiversidad para los proyectos de

infraestructura que se desarrollan en el país. Esta herramienta fue adaptada para el archipiélago y recibió el nombre de Black Crab, pero en la actualidad su funcionamiento solo prevé ecosistemas terrestres, en especial el bosque seco de Providencia y Sata Catalina, y con estos recursos de cooperación internacional extenderá su uso en el área geográfica para la isla de San Andrés y los ambientes marinos y costeros, con lo cual se contará con información útil y efectiva para la toma de decisiones, especialmente en proyectos relacionados con infraestructura.

La posibilidad de tener información actualizada sobre la ubicación, extensión y condiciones de los arrecifes coralinos del archipiélago le permitirá a la autoridad ambiental evitar la ejecución de proyectos de infraestructura y similares que representen un riesgo para este ecosistema estratégico y los servicios que presta a los habitantes de las islas.

“Es un proyecto que va a estar al servicio de las instituciones y al servicio de la comunidad. Nos va a ayudar tanto a los tomadores de decisiones, como a las personas que hacen control social y al entorno para cualquier proyecto que se pueda desarrollar. Invito a todos, a la comunidad, a los actores sociales: raizales, residentes e instituciones, que nos acompañen en ese proyecto que se sientan a gusto con ese proyecto, porque va a tener unos efectos positivos”, indicó Arne Britto, director de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, Coralina.

 

 


 

Modificado el Mar, 23/03/2021 - 10:33