• Este proceso marca un hito en la historia de la política de migración en América Latina, expresó el Mandatario.
  • “Al dar este paso trascendental e histórico en América Latina, esperamos que otros países sigan nuestro ejemplo de tener un estatus de protección temporal frente a esta situación”, manifestó.
  • Hizo un llamado “para que todos los países del mundo reflexionen sobre la causa de este fenómeno”, ya que “una cosa es la atención fraterna al migrante”, pero también, “tenemos que reflexionar sobre cómo le pondremos fin a la dictadura en Venezuela”.

El Presidente de la República, Iván Duque Márquez, anunció este lunes la creación de un Estatuto de Protección Temporal para los migrantes venezolanos, con el fin de regularizar la situación de casi un millón de migrantes en situación irregular, del total de 1,8 millones de ciudadanos de Venezuela que se encuentran en el país. 

El anuncio lo hizo el Mandatario desde la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, tras una reunión con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, quien visita el país desde el pasado fin de semana.

“Nosotros hacemos pública la decisión de nuestro país de crear un Estatuto de Protección Temporal en Colombia, que nos permita hacer un proceso de regularización de migrantes que están en nuestro país”, expresó el Jefe de Estado. 

El Presidente habló ante un grupo de embajadores encabezados por el Nuncio del Vaticano, monseñor Luis Mariano Montemayor, decano del Cuerpo Diplomático acreditado en Colombia.

Advirtió que ya la crisis migratoria venezolana supera la de Siria, que se consideraba la más grave del mundo, y “son más de 6 millones de hermanos venezolanas que han salido de su país”, debido a problemas económicos, políticos y sociales.

“Nos duele ver esta circunstancia. Y hemos visto cómo Colombia ha recibido en su territorio a cerca del 30% de los migrantes totales que ha tenido Venezuela”, expresó, y aseguró que la decisión se basa en un sentimiento de fraternidad.

El Presidente Duque señaló que Colombia “ha recibido a cerca de un millón 800 mil migrantes y, claramente, podemos llegar a la conclusión de que más del 52% son migrantes irregulares en nuestro territorio”.

“Nosotros hemos hecho un esfuerzo titánico como país para regularizar aproximadamente unos 800 mil hermanos y hermanas venezolanas, a través de permisos migratorios de carácter temporal”, afirmó.

Sin embargo, hizo hincapié en que cerca de un millón de migrantes venezolanos están en Colombia sin conocerse la mínima información sobre sus condiciones.

“Y esa circunstancia es muy adversa, porque no nos permite tener una política clara en materia social, no nos permite tener una política clara en materia de seguridad y no nos permite acompañarlos en las circunstancias que padecen”, dijo. 

Indicó que ante esas circunstancias y el hecho de que los migrantes irregulares  acuden al sistema de salud, generando grandes costos, “tenemos que tomar acciones, pero no acciones ni basadas en el miedo ni en el rechazo”. 

Igualmente, anunció la creación de un Registro Único del Migrante, orientado a atender la crisis.

 

Hoja de ruta

El Presidente Duque precisó quienes están en el país con permisos temporales no tendrán que tramitar nuevos documentos, mientras que los que están de forma irregular  “tendrán una hoja de ruta a esa regularización, que implica un registro claro y certero de sus nombres, sus edades, sus apellidos, los lugares de residencia, sus condiciones socioeconómicas y,  por supuesto, también estarán en un registro biométrico”.

Estos últimos tendrán certificación de protección temporal y también “la posibilidad de tener un acceso mucho más transparente” en la relación con el Estado.

El gobernante sostuvo que este proceso marca un hito en la historia de la política de migración en Colombia  y América Latina.

Resaltó que el proceso “tiene beneficios de toda naturaleza. Por un lado, tiene beneficios de seguridad nacional”, como la posibilidad de identificar a autores de actos contrarios a la ley, y también en términos humanitarios, como la posibilidad de participar en igualdad de derechos. 

Destacó que el estatus de protección temporal asegura que “una vez cumplido el período de registro, quien no esté debidamente registrado, estará en situación de irregularidad y, por supuesto, sujeto a deportación”.

En cuanto a los pasos fronterizos, comentó que “esto les cierra la puerta a quienes pretenden, por trochas, llegar a nuestro país y acceder a un proceso de regularización por vías ilegales”.

“Al dar este paso trascendental e histórico en América Latina, esperamos que otros países sigan nuestro ejemplo de tener un estatus de protección temporal frente a esta situación”, manifestó.

El Presidente Colombia dijo que este proceso va a permitir también tener mayor claridad frente a las solicitudes de ayuda internacional para la población migrante.

Por último, tras citar palabras del Papa Francisco  en la encíclica Fratelli Tutti, pidió que los migrantes “sean atendidos con un sentimiento humanitario y de responsabilidad, de atención genuina”.

E hizo un llamado “para que todos los países del mundo reflexionen sobre la causa de este fenómeno”, ya que “una cosa es la atención fraterna al migrante, pero, también, si queremos parar esta crisis, los países tenemos que reflexionar sobre cómo le pondremos fin a la dictadura en Venezuela”.

En el acto estuvieron también la Representante de la ONU en Colombia, Jessica Faieta; el Embajador de Estados Unidos, Philip Goldberg, y la Embajadora de la Unión Europea, Patricia Llombart, entre otros diplomáticos.

 

(Fin/gta/fca)

Modificado el Lun, 15/02/2021 - 10:40