En un discurso público en Montgomery, Alabana, el líder estadounidense Martin Luther King dijo: "la pregunta más persistente y urgente de la vida es ¿qué estás haciendo por los demás?”. Muchos, a lo largo de la historia, se han hecho esta pregunta y su respuesta le ha imprimido unión y esperanza al mundo. Los voluntarios así lo hacen.

Bogotá, diciembre 18 de 2015. Tania Torrenegra, una de las 45 agentes de cambio del programa Prosperity Makers, visitó durante dos meses la ciudad de Pretoria en Sudáfrica para enseñar español a los estudiantes de carreras técnicas en NYDA (National Youth Development Agency), “ser una Prosperity Maker en Sudáfrica ha sido una experiencia increíble, me sentí muy bien en ese lugar y los chicos siempre estaban dispuestos a aprender, además, al final de la clase podía aprender Zulú, el idioma de un grupo étnico sudafricano”.

El pasado 9 de octubre se realizó la apertura del programa Prosperity Makers, una iniciativa de la Fundación Heart for Change y la Agencia de Cooperación Internacional de Colombia, APC-Colombia que promueve el intercambio cultural para fortalecer a profesionales colombianos y aportar a la educación y al turismo sostenible en otros países. 

Estudiantes de Santa Marta, Barranquilla, Piedecuesta, Pereira, Armenia, Manizales, Cartago, Cali, Bogotá, Quibdó, Nuquí, Tolú, Rionegro y Tunja de los últimos semestres de las facultades de lenguas, educación, filología y afines en universidades públicas así como estudiantes del SENA especializados en turismo sostenible, viajaron a Sudáfrica, Jamaica, Barbados y Costa Rica donde realizarían su voluntariado hasta el mes de diciembre. 

“La experiencia de haber estado en Jamaica ha cambiado mi vida completamente. Este intercambio cultural con la comunidad Jamaicana me ha dado la oportunidad de apreciar lo maravilloso que es mi país, aun cuando pienso que Jamaica es una isla maravillosa. El hecho de compartir con personas de una cultura tan diferente pero tan parecida a la vez, hace que uno crezca profesionalmente, pero más aún como ser humano”, cuenta Daniel Giraldo, un estudiante de la Universidad de Caldas que viajó a Jamaica a enseñar español como parte del programa.

Los jóvenes voluntarios, que realizaron un intercambio cultural como guías turísticos y tutores de español e inglés, tuvieron la oportunidad de vivir una experiencia de trabajo colaborativo, ampliar su visión sobre el trabajo en otros países y fortalecerse como profesionales.

Liliana Botero, estudiante de lenguas modernas en la Universidad de Caldas compartió su experiencia en Jamaica: “El impacto que tuvo este programa en nosotros como personas fue enorme, tuvimos la oportunidad de cambiar el estereotipo de nuestro país a través de nuestra música, comida, bailes, costumbres y sobre todo de resolver inquietudes que muchos jamaicanos tenían con respecto a nuestro país llegando al punto de hacer nacer el interés de visitar Colombia en un futuro cercano.”

“Mis días como voluntaria fueron perfectos, iniciaba con los cursos de inglés que afortunadamente pude tomar en la universidad West Indies, al medio día comenzaban con mi primer grupo que más que una clase convencional era un espacio de aprendizaje del español a través de actividades lúdico - pedagógicas como sopa de letras, rompecabezas, ejercicios de escuchas y trabajo en grupo. También contábamos con actividades culturales donde compartíamos nuestra música con clases de salsa, merengue, vallenato así como degustaciones de comida y juegos tradicionales”. 

Parte de los voluntarios participaron del programa en Costa Rica y recibieron una certificación de Turismo Rural y Eco Turismo. “Costa Rica es conocido a nivel mundial como uno de los lugares más apetecidos por los turistas, nos abre sus puertas para impregnarnos con sus majestuosos verdes y calidez humana inimaginable, país de sostenimiento, un país de pura vida. De esta manera puedo contar con la fortuna de ser líder en mi país después de tan grata experiencia, gracias al programa Prosperity Makers que le apuesta a este tipo de iniciativas”, cuenta Stiven Arenas. 

Colombia, como país se ha propuesto contribuir de manera significativa con el desarrollo global por medio de experiencias de cooperación Sur- Sur para promover y fortalecer los lazos con otros. Este programa contribuyó a la empleabilidad y al mejoramiento de la calidad de la educación en Colombia por medio de experiencias significativas de voluntariado a través de actividades de aprendizaje y enseñanza en  otros contextos sociales y culturales. El gran valor de programas como este es el aprendizaje de los voluntarios, líderes que llevarán esta experiencia a sus comunidades.

“Ser voluntario más que ayudar a los demás, te cambia la vida a ti mismo, es una experiencia increíble poder servirle a los demás y poder dar de lo que tienes, estoy segura de que mi vida no será la misma a partir de ahora”, Tania Torrenegra. 

Los voluntarios compartieron su experiencia en redes sociales, entra al #ProsperityMakers y al grupo en Facebook Prosperity Makers 2015.

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:51