Bogotá, octubre 7 de 2016. Los habitantes de Nuquí y Bahía Solano han hecho de la pesca artesanal, una actividad económica rentable, generadora de empleo local, que ha contribuido al mejoramiento de sus condiciones socioeconómicas, por lo que vale la pena que su modelo sea replicado por pescadores artesanales de otras regiones del país.

Un escenario ideal para desarrollar un intercambio de experiencias entre estos dos municipios del Chocó con otros territorios que también dependen de la pesca artesanal para su desarrollo. Fue así como 20 pescadores líderes de municipios del Valle del Cauca, Cauca, Nariño, Chocó, Putumayo y Córdoba participaron en el Col-Col Pesca artesanal responsable, ordenamiento marino costero y encadenamientos productivos, respaldado conjuntamente por la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia, APC-Colombia y el programa Colombia Transforma, de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID.

Entre el 18 y el 24 de septiembre de este año, pescadores provenientes de Bajo Baudó, Acandí, Capurganá, San Juan, Tierralta, Lorica, San Bernardo del Viento, Guapi, Buenaventura, Playa Bazán, Tumaco y Valle del Guamuez, se reunieron en Nuquí y Bahía Solano con pescadores del Territorio de Aprendizaje Pacífico Norte, para conocer de cerca la experiencia de estos dos municipios en la práctica de pesca artesanal sostenible con efectos positivos notables en la protección de especies marino costeras.

Se buscó que conocieran también cómo han constituido asociaciones de pescadores que tienen injerencia en la definición de políticas de pesca en su territorio, cómo han elevado la calidad del producto pesquero que comercializan y cómo han establecido alianzas comerciales con restaurantes como Wok y Ancla & Viento, y almacenes de cadena a quienes les venden sus productos.

Para ello, la agenda estuvo enfocada en técnicas de pesca artesanal responsable, la organización de las comunidades frente al tema de la pesca, ordenamiento marino costero, buenas prácticas de manejo del recurso marino pesquero, manejo de residuos sólidos y encadenamientos productivos.  Fueron varias las actividades que se llevaron a cabo para sustentar la importancia de cada temática.

Representantes de la Mesa de Ordenamiento Ambiental del Golfo de Tribugá y del Grupo Interinstitucional para el Desarrollo de la Pesca Artesanal, GICPA, presentaron su modelo de organización, que les sirvió de guía para que cada uno replique en sus municipios la articulación con autoridades gubernamentales y la gestión de encadenamientos productivos con el apoyo de la cooperación internacional.

Ver para aprender

Aprovechando la visita de los pescadores a territorio, este intercambio Col-Col contó con varias actividades y visitas, que sin duda ejemplificaron de manera concreta los temas de la agenda.

Una visita a la Asociación Maná, que transforma pescado en embutidos, fue la oportunidad para recibir una charla técnica en torno a la importancia de realizar prácticas de sostenibilidad ambiental y de asegurar la fortaleza gremial. De igual manera estuvieron en el Parque Nacional Natural de Utría, donde durante un recorrido por un sendero de manglar aprendieron cómo las políticas de este lugar se alinean con las prácticas y necesidades de las comunidades que habitan a su alrededor.

Una faena de pesca que comenzó a las 5:30 de la mañana les permitió observar durante tres horas, técnicas de pesca responsable con espinel; seguida de una visita a la red de frío de Bahía Solano, donde aprendieron sobre monitoreo de temperatura de los pescados desde que llegan hasta que se embalan para ser enviados al comprador. De igual manera, vieron el proceso de producción de embutidos a base de carne de atún.

Finalmente, se llevó a cabo la feria de innovaciones donde cada uno de los pescadores presentó su plan de acción para ser implementado en su comunidad. Con la presencia de la Alcaldía Municipal de Bahía Solano, la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca –AUNAP seccional Chocó, el director del Parque Nacional Utría, el delegado de Conservación Internacional, el presidente de Fedepesca y de Microempresas de Colombia, entre otros importantes invitados, los participantes de este Col-Col expusieron su interés por liderar en sus comunidades proyectos de limpieza de ríos, recuperación de manglares, manejo de residuos sólidos, reemplazo de pesca con malla por pesca con anzuelo. Todo con el fin de sensibilizar a sus municipios y articular actores de la institucionalidad con la sociedad civil para lograr sus objetivos.

Una oportunidad para demostrar que la herramienta de cooperación Col-Col, creada por APC-Colombia para promover el intercambio de conocimiento entre regiones, departamentos y municipios del país que tienen desafíos comunes en materia de desarrollo sostenible y conservación ambiental, sí ha permitido tener una visión más clara de las necesidades y retos que se están presentando en territorios, y por ende, poder trabajar en pro de su desarrollo y mejora.

Modificado el Jue, 11/06/2020 - 12:53